Patch, patch… ¡PATCHWORK!

General

Si hay algo que me encantaría saber hacer, es coser. Y si quisiera lo tendría fácil por que mi madre es una gran costurera, pero nunca encuentro el momento de sentarme con ella y pedirle que me enseñe.

Y es que si supiera coser, podría hacerle una colcha patchwork a Martina, con telas que fuera seleccionando de aquí y allí. Una colcha que le acompañara para siempre y adquiriera un carácter sentimental... que fuera heredándose de generación en generación...

El patchwork es otra de esas cosas que tiene algo especial...

Algo tan sencillo como dejarlas caer por la cuna, ya le da un toque cálido y personal al ambiente.

[caption id="attachment_1270" align="aligncenter" width="399" caption="By Bjor"][/caption]

De esta habitación me gusta su sencillez y la pared con los cuadros sin un orden establecido, cada uno con un marco diferente y acompañados de la palabra HAPPY.

[caption id="attachment_1252" align="aligncenter" width="427" caption="Ohdeedoh"][/caption]

[caption id="attachment_1253" align="aligncenter" width="475" caption="Design Sponge"][/caption]

 Y este póster no puede gustarme más, lo quiero, pero... ¡para mi!

[caption id="attachment_1254" align="aligncenter" width="425" caption="Little Family"][/caption]

En habitaciones compartidas, colchas parecidas pero no iguales, todo un acierto.

[caption id="attachment_1271" align="aligncenter" width="303" caption="Jojo's room"][/caption]

Pero si hay una marca por la que siento especial predilección, esa es Maggie & Sparrow.

Si sois tan fans como yo del patchwork, incluso si no lo sois, no dejéis de pasearos por su web llena de colchas y accesorios hechos a mano, y por su blog, con fotos de su dia a dia, pura inspiración.

Sus colchas son una auténtica maravilla, a mi me hacen sentir algo especial.

Este tipo de colcha es también muy útil para utilizarla como manta de juegos para los niños.

Si no logro aprender a coser, cosa que veo bastante factible, creo que Maggie & Sparrow es una firme candidata para realizarla por mi.

Pero hasta que llegue ese momento, Martina disfruta feliz en la suya de Ikea, que a mi personalmente me gusta muchísimo, y por su precio merece totalmente la pena.

Un comentario

¡deja tu comentario!