Mira mamá, ¡magia!

General

Me encanta la inocencia de los niños, porque creen sin dudar y se sorprenden con las cosas más simples.

Cosas de nuestro dia a dia que ni nos llaman la atención porque estamos tan habituados, que la mayoría de las veces no reparamos en ellas porque para nosotros tienen una lógica, pero para los niños no.

Para ellos es magia...

Magia es para Martina que el espejo del baño se empañe y no se vea reflejada y de repente vuelva a verse de nuevo, "por arte de magia".

Magia es para ella que una pizarra toda pintada se quede limpia al pasar una toallita húmeda.

Magia es hacerle desaparecer su nariz o apagar la tele desde el sofá.

Da gusto redescubrir el mundo a través de sus ojos...

Magic2

Ella es feliz con sus varitas mágicas y creyendo que puede cambiar el mundo con un simple "Abrakadabra".

¿Qué hay más mágico que eso?

I believe in magic.

Las preciosas varitas hechas a mano son de Cucapiluca.

¡Hasta mañana!

 

 

14 comentarios

  1. Pues me parece genial que los peques sean tan inocentes…. Esas edades, bueno, todas…! Es para disfrutar con ellos como una loca.

    Yo tengo 40 y algo y aún creo que una varita de magia que tiene mi hija Carlota aún me hará caso y la podré utilizar… 😉

  2. Bendita inocencia!!! Yo quiero volver a ser niña otra vez y sorprenderme con todas esas cosas y vivir sin preocupaciones…

    Un beso

  3. Claro que existe, mi hijo cada vez que ver el arcoiris dice que hay un tobogán para tirarse por él jeje

  4. Es genial vivir la inocencia de los niños! Claudita piensa que le salen minibabibel de las orejas cuando se ha comido todo!! y si me ve seria, me dice, “mira mami un “formaget de l’orella” (un quesito de la oreja) y casi con 2 años…
    Ojalá se nos pegue esa ilusión!!!

  5. Nunca deberíamos perde esa inocencia, las cosas serían mucho menos complicadas. Besos.

  6. Cuando íbamos llegando de viaje siempre les decía..estáis cansados??queréis que aparezca Ávila?
    Yo sabía el punto exacto donde al dar la ultima curva aparecía alo lejos la ciudad…
    Pues levantar las manos y moverlas…
    Y entonces decía la frase mágica…
    Timpe tampe, tampe, tum…que aparezca Ávila …chiscún!!!
    Alucinar era poco…
    Si me decían antes de tiempo que lo hiciera, les decía que tenía que recargar la energía que la magia consumía mucha…
    Y ahora aún me dicen que lo haga, aunque Nacho siempre me dice…es que lo sabes!!!
    Pero me mira con esa cara todavía de …será verdad que mi madre puede hacer magia??

  7. Estoy de acuerdo!!Hay que disfrutar mucho de esa inocencia..que les hace ser tan felices…y pensar que todo es mágico, especial…si!
    Aprovecho para felicitarte por tu fantástico blog, los post y fotografias son geniales…te descubrí hace unos meses y me identifico en muchas cosas, yo tengo un niño de 2 años y medio y una bebecita de 8 meses…
    He empezado hace poco a intentar sacar fotos con tanta luz…son preciosas..y quería aprovechar para preguntarte ademas del cariño y buen gusto con que las haces..si utilizas algún programa para editar las fotos, porque son super especiales.
    Te sigo!
    Bss

  8. Madre mía, qué post más sencillo y bonito. Esas fotos tan dulces, esas historias, la tuya y las aportaciones en comentarios. Yo tengo tres joyitas en casa y no me canso de mirarles y de pensar que cada uno en su edad (el mayor 11 y la pequeña 4) son maravillosos y que da gusto hablar con ellos. Yo no quiero que crezcan nunca!!!!!!!!!!!!

    Laura

¡deja tu comentario!