Jugando a las casitas

General

Uno de los juegos preferidos de los niños siempre ha sido jugar a las casitas.

Coger unas cuantas sábanas, amontonar cajas, mover camas, meterse debajo de la mesa, cualquier opción es buena para buscar un rinconcito donde sentirse únicos en su mundo particular donde solo mandan ellos. Leer un cuento, contar secretos, jugar a las familias, a las cartas, merendar... Es su casita, su escondite especial.

Hoy quería mostraros unas fotos que me han recordado esos buenos momentos que todos hemos vivido cuando éramos pequeños, para que podáis inspiraros y hacer lo mismo con vuestros niños.

Cuanto más caseras, más auténticas y más bonitas me parecen, y si no mirad...

¿No os parece la cosa más tierna y bonita del mundo? Y muy fácil de hacer, unos simples colchones y unas sábanas colocadas a modo de tienda de campaña.

Me recuerda a la que tienen en la habitación las hijas de Jude Law en la película The Holiday, ¿os acordáis? Es una maravilla, como una casita de cuento de hadas. Me encantan las estrellas hechas por ellas que cuelgan del techo. Tiene un encanto increíble.

Y esta otra es una cucada, el rincón perfecto para leer, jugar con las muñecas o tomar el té ;)

[caption id="attachment_492" align="aligncenter" width="540" caption="Espresso Moments"][/caption]

En la terraza, yo ya me imagino a Martina dentro de unos años haciendo un despliegue parecido en la nuestra, con un huequito especial para su inseparable perra Kenya.

[caption id="attachment_497" align="aligncenter" width="500" caption="Espresso moments"][/caption]

El tamaño no importa, puede ser igualmente acogedora aún siendo chiquitita como esta. La habitación no podía ser más bonita, tan llena de pequeños detalles; la mini cuna, la mesita para tomar el te, la libreria, las banderolas, la lámpara, los techos y el suelo blanco... Todo con un aire afrancesado que me encanta.

[caption id="attachment_499" align="aligncenter" width="600" caption="Ateliê Gaaya"][/caption]

Y por último, un clásico, el escondite debajo de la mesa del comedor utilizando el mantel que colgaba como refugio. En este caso es algo más elaborado, pero muy fácil de hacer con unas telas, plástico y un poco de costura. Otra idea buenísima para hacer una casita casera ;)

 

Que ilusión poder ser niña de nuevo al lado de Martina y volver a jugar a las casitas dentro de poco...

 

 

 

 

7 comentarios

  1. Ei! Nosotros tambien sacamos en verano el edredón a la terraza!!
    Si es que somos como niños……
    😉

  2. Te acuerdas de las que liábamos nosotras en casa con sábanas y mantas???y toda nuestra familia de muñecos allí metida???Es genial

    1. Siiiiii!! Me acuerdo muuucho. Y en la piscina, con las sillas, las hamacas y las toallas, más que casas, eran palacios! jaja

  3. ¡Me haces rejuvenecer!
    Nosotras(me refiero a mis hermanas) usábamos la mesa de comedor como si fuera el tren, tenia unos travesaños que nos servían de asientos y nos íbamos de viaje a cualquier parte.Que bien lo pasábamos!!!

¡deja tu comentario!