Concurso casero de disfraces

En esta casa disfrazarse es deporte nacional.

Y es que … ¿qué hay mejor que convertirte en lo que tú quieras siempre que quieras?

Por disfraces no será…

Si me seguís por Instagram, hace unos días contaba la “perla” que me había soltado Martina por la mañana temprano.

Mamá, estás fea. No me gusta como vas.

Y todavía recomponiéndome le pregunté .- ¿Y qué debería ponerme para estar guapa?

¡Pues el vestido de novia mamá que no se por qué no te lo pones nunca!

Ese día de camino al cole me dijo que cuándo le iba a dejar ponerse el vestido, así que el domingo pasado, aprovechando que estábamos en casa sin ningún plan especial, decidí que había llegado el día. Así que bajé del altillo el vestido, le quité las protecciones que le había puesto mi madre a los “detalles-joya” y dejé que cumpliera su mini sueño. No sé si lo habréis hecho ya con vuestras hijas, pero su cara de felicidad ab-so-lu-ta vale la pena al 200%. Ese momento no lo tengo en foto, pero si en mi memoria, ¡ese no se me olvidará nunca!

Le sobraba vestido por todos lados como es obvio, pero eso a ella no le importaba.

Luego llegó el momento fatídico, todo iba bien hasta que tuvo que soltar… ¿Por qué no te lo pones tú mamá? (Insertar música de Psicosis aquí). No podía fallarle claro está, aunque más me valía haberlo hecho porque creo que no era ni mucho menos lo que esperaba ver, yo tampoco os diré.

Entrar, entra, cerrar, no cierra. Es lo que tiene…

No hay foto, lo siento, del todo imposible, no había necesidad porque no había básicamente por donde cogerlo.

¿Lo bueno de todo esto? Que probablemente después de verme con el vestido de novia a día de hoy, ¡verme en vaqueros y zapatillas le parecerá maravilloso! ¡Todo tiene su lado bueno! 🙂

 

El caso es que se rieron tanto a mi costa que ya puestos, decidí que porqué no seguir haciendo el ganso un rato, total, no había nada mejor que hacer.

Les propuse un concurso de disfraces. Ellas y nosotros teníamos que ir disfrazándose de cosas e intentar hacer reír a los demás. El disfraz que más carcajadas consiguiera arrancar, ganaba.

La premisa es que tenían que ser ellas las que pensaran qué querían ponerse, nosotros no podíamos intervenir, más que para ayudarles a ponérselo en los casos que no pudieran solas.

¡Y empezó la diversión!

Lola enseguida se convirtió en caballera rockera, caballera capitana, caballera del lado oscuro…

Iba variando el atrezzo pero el disfraz de caballera no había manera de que se lo quitara….

Martina por su parte, nos deleitó convirtiéndose en brujita esqueleto, brujita con brazo roto (su nueva obsesión), brujita enmascarada… Otra igual, no salía del vestido de esqueleto…

Pero no, tenían que seguir probando. Ellas que cada día cogen 4 cosas y se ponen unas pintas increíbles y tienen ocurrencias geniales, la presión estaba pudiendo con ellas, y no será por falta de disfraces y complementos, que tenemos como para montar un tienda… Así que siguieron probando…

Novias azules en lugar de príncipes azules como decía Lola…

 

Flamencos super héroes con grandes faldas de can can con las que poder volar

 

E incluso una pequeña Carmen Miranda que si con el vestido está graciosa, cuando se pone a bailar ya es la bomba. Este disfraz lo heredaron de Sophie y Tori, las hijas de Lucia M y es uno de sus preferidos.

 

Los disfraces seguían saliendo disparados de su cajón, pero seguían igualmente sin conseguir el disfraz que fuera realmente ganador, todavía tenían que pensar más y buscar quizá, fuera del armario…

Es lo que más me gusta de los disfraces, que desarrollan su imaginación, y gracias a ellos pueden convertirse en lo que ellas quieran.


La cámara instantánea siempre anda con ellas, así que fueron sacando fotos de algunos de los disfraces que iban a saliendo para luego guardarlo en su álbum, que siguen haciendo desde verano. ¿Os acordáis de los cuadernos de verano? 🙂

Y entonces a Martina se le encendió la bombilla, se le ocurrió que el disfraz más gracioso no estaba en los cajones de su armario ni en su habitación, así que salió, se compinchó con su padre, se tomaron su tiempo y entonces apareció así… más chula que un ocho e imitando a su papá.

Y ni princesas, novias, chulapas, brujitas, ni nada por el estilo, sin duda alguna el disfraz de “papá” ¡fue el mejor con diferencia!


Lolita acto seguido se disfrazó de “papá futbolista”, ella no quería ser menos.

Pero lo mejor para ellas estaba por llegar…

Con Martina y Lola disfrazadas de su padre, en un momento de despiste, salí de la habitación, abrí el armario, cogí unos vaqueros, una sudadera, una gorra y unas zapatillas y … ¡ya éramos tres las mujeres disfrazadas de papá!

Y Martina cuando me vió aparecer, se moría de la risa, literal. Me miraba y no podía parar de reír, más aún cuando yo, poseída por las tallas de más de ropa y zapatillas, me dio por andar y moverme como si fuera rapera profesional, y eso ya les pareció el summum de la diversión. Y ya veis que el “disfraz” no tenía ningún misterio…

Creo que no había visto a Martina reírse así conmigo desde que era muy pequeña, y por aquel entonces todo lo que hacía le hacía gracia, así que no cuenta.

Comprobé que sin duda alguna, vernos hacer el payaso y sobre todo ver cómo nos implicamos en sus juegos como los que más, lo agradecen un montón.


Y es que con esto del rap, nos vinimos arriba, nos vinimos arriba y en un abrir y cerrar de ojos, nos habíamos convertido en las más malotas del lugar y montamos hasta un grupo de rap.

Una vez perdida la vergüenza, qué más daba perderla un poquito más por ellas.

 

No hay nada como venirse arriba con tus hijas haciendo algo que a ellas les divierte.

 

Pst, ¡cuidadito con el “rollo” de Lola posando!

 

Por evidencias claras, como ya habréis adivinado, la ganadora del concurso por esta vez, ¡fui yo! Y porque el padre no se puso los tacones, el día que lo haga, ganará por goleada, o mejor dicho, ¡por carcajada! Pero había que dejar algo para otras ediciones…

El concurso de disfraces no es más que otro juego que apuntar en la lista de cosas que hacer con ellos, pero lo que está claro, es que cuando conseguimos sorprenderles y dedicarles tiempo de verdad, ellos nos devuelven lo creces. Con muy poquito les hacemos felices.

 

Aprovecho para recordaros y animaros a participar en un concurso cuyo premio volverá locos a vuestros hijos (al menos a casi todos).

Lo organiza Renault España con motivo del lanzamiento de su nuevo Scenic y el premio es un viaje a Disneyland para toda la familia, planazo, ¿no?

Participar es muy fácil, sólo tenéis que subir a Instagram una foto o vídeo divertida, etiquetando a @renault_esp y con el hashtag #ScenicFamilyFun.

Podéis ver toda la información aquí.

Eso sí, daos prisa  que el plazo máximo para participar es el 31 de enero y ¡podéis subir todas las fotos y vídeos que queráis!

¡Disneyland os espera! ¡Venga a darlo todo!

 

 

Mis hijas por su parte, ya están calentando motores y buscando fecha en el calendario para nuestro próximo concurso de disfraces.

Si lo ponéis en práctica, ¡queremos ver alguna de esas fotos en las que los padres pierden la vergüenza! Si yo lo he hecho, todo es posible 😀

 

¡Feliz finde y a disfrazarse!

 

 

PD: Los globos son de The Milkshake Room que seguían por casa después de una gran fiesta que organizamos esa semana.

PD2: el parche “Girl Power” lo he cogido prestado en la web de la marca de mochilas State, y es que iba que ni pintado.

 

 

 

14 Respuestas a “Concurso casero de disfraces”
  1. mamá puede

    Que buena manera de pasar el domingo! A Martina se la ve que se parte de risa con tu disfraz.

    En mi casa ese juego no triunfaría porque al mayor no le gusta nada disfrazarse, aunque al pequeño…. le encantaría!

    Responder
  2. Mª Pau

    Ais Bea como me he reído con este post! Creo que disfrazarse debería ser asignatura obligada en las casas por el bien que hace
    ¡Feliz fin de semana!

    Responder
  3. Clara

    Me ha encantado Bea!! Me las imagino destornilladas de la risa! Esos planes son los mejores!!

    Responder
  4. OLGA

    jajaja Me parto Bea! Qué pena que a mi hijo no le gusta nada disfrazarse y yo he nacido para reina de la farándula pero a lo mejor, si me ve de esa guisa como tú, se anima y todo!
    Ha sido un post muy divertido, de verdad. Las caras de las niñas son para comérselas.

    Responder
  5. ana biedma

    Lo que me he reido Bea, que preciosas¡nosotras de vez en cuando sacamos la gran caja de disfraces y es un alboroto total, la última vez encontré plumas hasta dos semanas despues de un disfraz de angelito y otro que tienen de charleston¡¡¡¡ jajajaja pero hasta ahora no se me habia ocurrido vestirme a mi ,como a su padre creo que ni loca lo convenzo para vestirse tendré que darle la cámara por esta vez y que inmortalice este momento, me encantan las fotos, un abrazo .

    Responder
  6. Arantxa_gorilasalcuadrado

    Qué risa! me ha encantado tu post!!! y me parece una idea genial para pasar una tarde loca con los peques sobre todo ahora que hay que ir empezando a pensar en los disfraces para Carnaval.. y qué fotos, hija.. preciosas!!!

    Responder
  7. Teresa

    ME ENCANTA. ¡A las mías les encanta disfrazarse para hacernos reir! Pero nunca lo habíamos hecho en plan concurso, así es que el próximo día de lluvia probamos seguro.

    Responder
  8. Cris

    Creo que es de los post que últimamente más me han gustado con diferencia. Momentos inolvidables que ellas nunca olvidarán, es que yo me acuerdo que cuando jugaba con mis padres era lo mejor que me podía pasar. Me chifla de verdad, pero muchisimo!

    Responder
  9. Almudena

    Me encanta!!!! este finde voy a sacar todo el arsenal, y de paso ordenarlo un poco. Le sacaré el vestido de novia algún día.
    Las fotos son chulísimas, pero las últimas geniales!!

    Responder
  10. Patricia

    Jajaja, que divertido. Y como quedó la habitación después .
    Las fotos son geniales

    Responder
  11. Ma petite tribu

    Que idea más buena!!

    Responder
  12. Judit

    Mi madre también me dejó su traje de novia y era la niña más feliz! Por cierto, que tu vestido se ve preciooooooso
    Un post muy divertido. Estoy de acuerdo contigo en que lo que más les gusta es que los papis nos imliquemos en sus juegos.
    Un saludo

    Responder
  13. Manu el Mago

    ¡Qué bueno! ¡Qué divertido! Me ha encantado vuestro concurso.
    Los Reyes también han dejado en casa una cámara de fotos instantánea y las peques están inmortalizando momentos impagables.
    ¡Gracias por compartir!

    Responder
  14. 10 planes con niños para días de lluvia - Julepe de Menta

    […] de disfraces: Hace unas semanas leía este post de Con Botas de Agua y además de reirme mucho, me pareció un planazo para hacer con los míos. A Berta y a Bruno les […]

    Responder
Deja una Respuesta

Al dejar un comentario en cbda, estás aceptando formar parte de su base de datos. Puedes consultar la política de privacidad Por favor, se amable y respetuoso. ¡Gracias!