Concurso casero de disfraces

En esta casa disfrazarse es deporte nacional.

Y es que … ¿qué hay mejor que convertirte en lo que tú quieras siempre que quieras?

Por disfraces no será…

Si me seguís por Instagram, hace unos días contaba la “perla” que me había soltado Martina por la mañana temprano.

Mamá, estás fea. No me gusta como vas.

Y todavía recomponiéndome le pregunté .- ¿Y qué debería ponerme para estar guapa?

¡Pues el vestido de novia mamá que no se por qué no te lo pones nunca!

Ese día de camino al cole me dijo que cuándo le iba a dejar ponerse el vestido, así que el domingo pasado, aprovechando que estábamos en casa sin ningún plan especial, decidí que había llegado el día. Así que bajé del altillo el vestido, le quité las protecciones que le había puesto mi madre a los “detalles-joya” y dejé que cumpliera su mini sueño. No sé si lo habréis hecho ya con vuestras hijas, pero su cara de felicidad ab-so-lu-ta vale la pena al 200%. Ese momento no lo tengo en foto, pero si en mi memoria, ¡ese no se me olvidará nunca!

Le sobraba vestido por todos lados como es obvio, pero eso a ella no le importaba.

Luego llegó el momento fatídico, todo iba bien hasta que tuvo que soltar… ¿Por qué no te lo pones tú mamá? (Insertar música de Psicosis aquí). No podía fallarle claro está, aunque más me valía haberlo hecho porque creo que no era ni mucho menos lo que esperaba ver, yo tampoco os diré.

Entrar, entra, cerrar, no cierra. Es lo que tiene…

Leer más…

Ilusiones con sello y remite

“La próxima generación no conservará lo que nosotros valoramos, a menos que ahora lo disfruten de alguna manera”

Mihaly Csikszentmihaly

 

Estos días en casa andamos atareados escribiendo cartas. Es el nuevo “hobby” de Martina y está totalmente volcada y sobre todo muy ilusionada.

No es algo nuevo que me gusten las cartas a mano, ya os hablé de ello en este post de buzones DIY del 2011, y parece que ese momento ha llegado…

Todo comenzó hace mucho tiempo, la primera vez que abrí un día el buzón y “voilà” había una carta para ella. Era de mi hermano y mi cuñada Michella que la escribían desde California para felicitarle por su cumpleaños, y le hizo una ilusión enorme, no sólo porque había algo para ella, sino porque además ¡ya podía leerla!

A partir de entonces, casi a diario me pedía que abriera el buzón para ver si había algo. Y yo le comentaba que tristemente ya no era muy normal encontrarse cartas en el buzón, porque casi nadie las enviaba.

Así que empecé a enviarles postales cada vez que me iba de viaje, y aún lo sigo haciendo, para que al menos, de mis viajes, tengan una nueva ilusión en el buzón. Muchas veces llego yo antes que la postal, pero el caso es que un día cuando abra el buzón, haya algo para ellas. Además de para que las guarden como recuerdo, al igual que las muchas que nos llegaban de mi padre y sus viajes, y que aún conservo.

Leer más…

En casa de Lila & Tom (II): las habitaciones

Volvemos a la casa de Lila & Tom para conocer 3 habitaciones llenas de personalidad, detalles, y que respiran ese aire de “flea market” del que nos hablaba Kathleen en el primer post.

Kathleen y Jan, las dos personas detrás de Lila & Tom, además de una agencia de comunicación visual creativa, son los papás de Lila de 12 años y Tom, de 9, que fueron quienes dieron nombre a su proyecto.

Kathleen, es mitad belga, mitad holandesa y parte de su infancia la pasó en La Provenza. Por su parte, Jan, es alemán pero se crió en Ibiza.

Si a todo esto le sumamos que han vivido en ciudades como Berlín, Londres, París y Madrid, el resultado es una casa llena de influencias de aquí y allí, y con muchos productos rescatados de rincones y mercadillos, de muchas de estas ciudades.

Leer más…

En 2017 quiero…

Este 2017, quiero… quiero volver a hacerme pis de la risa

Sí, suena quizá un poco escatológico, incluso puede recordar a la famosa frase de Julia Roberts en Pretty Woman “casi me meo en las bragas del gusto”, pero es que eso es lo que le pido al 2017.

Realmente al año nuevo le pedía muchas más cosas, un poco lo de siempre: comer mejor, cocinar más, dejar de currar por las noches, bla, bla, bla, bla, bla, bla…

Pero de pronto buscando una foto de cuando era pequeña en la que era igual a Lola, me encontré con esta otra de arriba.

Porque aunque esté llorando, hacía medio segundo, estaba partiéndome de risa, tanto tanto tanto, que me había hecho pis encima, una vez más. No era la primera, ni fue la última, “era de muelle flojo” como decía mi padre y risa contagiosa. Cualquier cosa me hacía reír, me reía sin parar, y probablemente 1 de cada 3 veces me hacía pis. Así era yo, y no me da vergüenza contarlo, porque era feliz, así con mis risas y mis pises. Leer más…

Cuadernos de viaje para niños

Processed with VSCO with e5 preset

 

El cuaderno de viaje es la manera perfecta de volver de las vacaciones con los recuerdos ya impresos y ordenados, y sobre todo que puedan guardarlos para siempre.

Os lo contaba por Instagram, pero dado que despertó gran interés, os cuento brevemente por el blog, cómo ha sido el cuaderno de viajes que han hecho Lola y Martina este verano (y que continuarán en próximos), qué materiales utilizamos para los cuadernos y una pequeña parte de su resultado.

Ya sabéis que a lo largo del curso estuvimos haciendo los cuadernos de arte, que eran sencillamente cuadernos en los pintábamos las 3 las tardes que pasábamos en casa o los fines de semana por la mañana.

Partiendo de esta idea y sumándole la parte de fotografía, se me ocurrió preparar un kit de viaje para que pudieran ir haciendo un cuaderno cada una de ellas, la prima Oli también. Leer más…