Tiempo, cariño y sentido común

Tiempo, amor y sentido común, son 3 de los elementos fundamentales en mi forma de vivir la maternidad. 

La revista Glamour, en su número de este mes de mayo, me hace una entrevista junto a otras tres mujeres con motivo del Día de la Madre. Yo me enrollo mucho y en la revista, como es obvio, no podían ponerlo todo, así que aprovecho este post no sólo para animaros a comprarla y leer cada historia detenidamente (todas diferentes) sino para contaros un poquito más sobre como vivo yo la maternidad, aprovechando su entrevista.

Así podéis saber un poquito más sobre mí y mi punto de vista, aunque creo que dejo intuir mucho de lo que digo en mi día a día en el blog y en las redes.

 

¿Cuándo decidiste que querías ser madre y qué ha supuesto para ti?

Siempre quise ser madre. De hecho mi madre siempre me cuenta que ya era madre antes de serlo. Con mi hermano pequeño Javi me llevo 8 años y disfruté mucho de él cuando nació; me encantaba darle biberones, dormirle, jugar con él, era como su “mini mami” como me decían. Luego llegaron un montón de primos pequeños a los que cuidar y me encantaba hacer planes con ellos, me fui de au-pair a Chicago también a cuidar niños… Siempre me han gustado, se me han dado bien y sobre todo he disfrutado mucho con ellos.

Así que cuando me llegó el momento de ser madre, no sentí que fuera primeriza. Estar rodeada toda tu vida de niños pequeños, te hace aprender mucho.

Mi madre y todas sus hermanas fueron para mí la mejor escuela. Eso y el sentido común, que es siempre mi mejor aliado.

Para mí ser madre ha sido un sueño cumplido, del que disfruto cada día. Soy de las que piensa que es un regalo (suena muy cursi, lo sé, ¡pero es que lo es!), me parece algo realmente bonito, muy divertido y enriquecedor…

Saber que tu cariño y tu tiempo están influyendo positivamente en las personas que serán el día de mañana, es muy motivador para querer hacerlo cada día mejor. 

Y sí, también agotador, por si alguien piensa a estas alturas de la entrevista que soy una extraterrestre…

Leer más…

QUEDA SOLO 1 DÍA

 

Sorteo Traveltivity

En Hello! Creatividad este año nos hemos propuesto

llevaros de viaje para ir en busca de la creatividad.

El año pasado por estas mismas fechas nos lanzábamos a la piscina con un súper sorteo valorado en 4.000€ para celebrar el Día de la Creatividad. Después de la increíble acogida que tuvo, este año suponíamos que tendríais las expectativas muy altas y queríamos que se cumplieran, ¡esperamos que así sea!

 

Decidimos que este sorteo anual que ya hemos establecido como tradición en H!C, tuviera siempre como hilo conductor la creatividad, en cualquier contexto. Así que comenzamos a darle vueltas, y para este año se nos ocurrió que los viajes eran una fuente increíble de creatividad, porque activas los sentidos, ves cosas diferentes, desconectas, conectas contigo mismo, te vienen nuevas ideas… y porque si la creatividad tiene que pillarte en algún sitio, mejor que sea viajando, ¿no?

Así que comenzamos a trabajar en ello y hace unas semanas lanzamos el sorteo Traveltivity.

Ya no hay excusas para no salir porque os damos todo lo que necesitáis para viajar (bueno casi): los vuelos, el alojamiento, las maletas, la ropa, el neceser, los accesorios de viaje, la cámara de fotos e incluso los cursos para que las fotos os salgan de maravilla!

Vosotros sólo tenéis que poner una cosa… ¡el tiempo! (y el dinerillo para gastos) Así que id avisando a padres, abuelos, amigos, canguros o a quien haga falta, porque este año ¡os vais de viaje!

¿Quién será el afortunado? Ahh, eso lo descubriremos el próximo 21 de abril. 

Eso sí, no os despistéis mucho que el sorteo termina el jueves 20 de abril

Así que, queridos todos, aquí va nuestro súper sorteo TRAVELtivity, compuesto por 8 súper premios que serán todos para un mismo ganador.

 

Leer más…

Bugaboo Boxer: mucho más que una maleta

El Bugaboo Boxer, las nuevas “no maletas” de Bugaboo, llegan para hacernos los viajes más fáciles y menos pesados, en sentido literal.

En octubre del año pasado tuve la suerte de acudir a la presentación mundial en Amsterdam de la nueva genialidad de Bugaboo: el Bugaboo Boxer. Todos esperábamos ansiosos que era “eso” en lo que tantos años llevaban trabajando y que supondría un paso más en la innovación.

Y una vez más, no nos dejaron indiferentes. Max Barenbrug nos presentaba entusiasmado a su nuevo “bebé”, su nuevo sistema de equipaje en el que había estado trabajando, nada menos que los últimos 8 años.

Y probablemente más de uno diría ¿unas maletas? ¿y eso es todo? Pero no, no eran sólo unas maletas, eran un nuevo sistema de equipaje modular, diferente a todo lo demás.

Escuchar a Max es un regalo, porque es de esas personas no sólo apasionadas por lo que hacen sino con ganas de cambiar las cosas y dejar huella. Un hombre que lleva innovando y revolucionando el mundo de la movilidad desde que era joven. Primero con sus carritos, conocidos ya por todos, y ahora con este nuevo sistema de equipaje.

Y en su cabeza una meta: que las personas podamos movernos libremente.

“MOVE FREELY” es su lema.

Ese ha sido siempre y es el fin último de su trabajo y de su proyecto con Bugaboo.

Me encantan las personas que ven más allá, donde unos ven carritos o maletas, él ve movilidad, él busca poder facilitarle la vida a la gente, aportando además un toque de diseño, porque lo funcional no tiene porqué estar reñido con lo estéticamente bonito.

Como él dice la innovación va sobre lo esperado y lo inesperado.

“Innovar es mejorar las funcionalidades que ya existen de un producto del mercado, integrarlas en un buen diseño, pero al mismo tiempo, junto a eso, introducir características inesperadas que satisfagan las necesidades latentes del consumidor. “

Y sobre eso va su sistema de equipaje: de mejorar y superar las expectativas.

Os dejo con el video que se han marcado bajo este lema que no puede ser más bonito. ¡Subid el volumen y disfrutad de la música que es preciosa! Yo ya no puedo sacármela de la cabeza…

Leer más…

Concurso casero de disfraces

En esta casa disfrazarse es deporte nacional.

Y es que … ¿qué hay mejor que convertirte en lo que tú quieras siempre que quieras?

Por disfraces no será…

Si me seguís por Instagram, hace unos días contaba la “perla” que me había soltado Martina por la mañana temprano.

Mamá, estás fea. No me gusta como vas.

Y todavía recomponiéndome le pregunté .- ¿Y qué debería ponerme para estar guapa?

¡Pues el vestido de novia mamá que no se por qué no te lo pones nunca!

Ese día de camino al cole me dijo que cuándo le iba a dejar ponerse el vestido, así que el domingo pasado, aprovechando que estábamos en casa sin ningún plan especial, decidí que había llegado el día. Así que bajé del altillo el vestido, le quité las protecciones que le había puesto mi madre a los “detalles-joya” y dejé que cumpliera su mini sueño. No sé si lo habréis hecho ya con vuestras hijas, pero su cara de felicidad ab-so-lu-ta vale la pena al 200%. Ese momento no lo tengo en foto, pero si en mi memoria, ¡ese no se me olvidará nunca!

Le sobraba vestido por todos lados como es obvio, pero eso a ella no le importaba.

Luego llegó el momento fatídico, todo iba bien hasta que tuvo que soltar… ¿Por qué no te lo pones tú mamá? (Insertar música de Psicosis aquí). No podía fallarle claro está, aunque más me valía haberlo hecho porque creo que no era ni mucho menos lo que esperaba ver, yo tampoco os diré.

Entrar, entra, cerrar, no cierra. Es lo que tiene…

Leer más…

Ilusiones con sello y remite

“La próxima generación no conservará lo que nosotros valoramos, a menos que ahora lo disfruten de alguna manera”

Mihaly Csikszentmihaly

 

Estos días en casa andamos atareados escribiendo cartas. Es el nuevo “hobby” de Martina y está totalmente volcada y sobre todo muy ilusionada.

No es algo nuevo que me gusten las cartas a mano, ya os hablé de ello en este post de buzones DIY del 2011, y parece que ese momento ha llegado…

Todo comenzó hace mucho tiempo, la primera vez que abrí un día el buzón y “voilà” había una carta para ella. Era de mi hermano y mi cuñada Michella que la escribían desde California para felicitarle por su cumpleaños, y le hizo una ilusión enorme, no sólo porque había algo para ella, sino porque además ¡ya podía leerla!

A partir de entonces, casi a diario me pedía que abriera el buzón para ver si había algo. Y yo le comentaba que tristemente ya no era muy normal encontrarse cartas en el buzón, porque casi nadie las enviaba.

Así que empecé a enviarles postales cada vez que me iba de viaje, y aún lo sigo haciendo, para que al menos, de mis viajes, tengan una nueva ilusión en el buzón. Muchas veces llego yo antes que la postal, pero el caso es que un día cuando abra el buzón, haya algo para ellas. Además de para que las guarden como recuerdo, al igual que las muchas que nos llegaban de mi padre y sus viajes, y que aún conservo.

Leer más…