El tamaño del tupper sí importa

lqmsc_cbda_16_04_40

Otras dudas existenciales a la hora de llevarnos el tupper son ¿será suficiente cantidad? ¿me quedaré con hambre? ¿me habré pasado de comida y tendré que tirarla (horror, eso no se hace nunca) o dejarla para otro día? Para todas estas preguntas, hay respuesta. Vamos con ellas.

 

Aunque lo más fácil para no equivocarnos nunca es pesar todos los alimentos que vamos a comer, la mayoría de las veces no es factible por mil motivos, desde que no tenemos báscula de cocina, hasta que estamos utilizando las sobras para la comida de mañana. Por lo tanto, esta opción, aunque la más recomendable, no es la más práctica a la hora de la verdad.

Perfecto, pero ¿cómo sé cuánto tengo que comer? Para dar respuesta a esta pregunta, la Universidad de Harvard publicó un gráfico en el que enseñan cómo tiene que ser nuestro plato de comida (por comida me refiero a la comida o la cena). Como podéis ver, nuestro plato tiene que estar compuesto por verdura, proteína e hidratos de carbono, y tiene que ocupar ese espacio en el plato. También tiene previsto que una parte sean frutas, pero como normalmente las comemos después o en otro momento, dejaremos ese hueco libre. Este gráfico representa volumen de comida, insisto, lo que ocupa en el plato sin necesidad de pesarlo.

HEPJan2015 copia

Por lo tanto, nuestro tupper debe ser igual. Tiene que contener todos esos alimentos, pero nos encontramos con un problema. No ocupan lo mismo 150 g de lechuga que de guisantes. (Como me decía un paciente: “150 g de lechuga parece un campo de fútbol”). Yo recomiendo tener dos o tres tupper de diferentes tamaños, dependiendo del tipo de comida que vayamos a llevar. Si es una ensalada de lechuga o espinacas, para no machacar las hojas, necesitaremos un tupper más grande. Pero si es un cous-cous, tendrá que ser más pequeño.

Hasta aquí bien, pero ¿cómo calculo la cantidad de comida para el tupper sin pesarla? El truco más sencillo es ponerla en un plato. En el plato llano u hondo normal que tenemos todos en casa. No en el extra grande, ni en el de postre. En el de toda la vida, vamos. Entonces, preparamos la receta, lo pasamos al plato, y cuando lo hayamos llenado según la proporción del gráfico de Harvard, tendremos nuestra cantidad de comida adecuada. Sólo queda pasarla al tamaño de tupper correspondiente. De esta manera, nunca nos pasaremos de comida, ni nos quedaremos cortos.

En cuanto al tupper en sí, yo recomiendo invertir algo de dinero (aunque tampoco es una cantidad excesiva) en los de cristal. Estos tupper nos van a acompañar a nuestro lugar de trabajo unos 150-200 días al año llevando nuestra comida, por lo que creo que es una razón con peso suficiente como para tenerla en cuenta. Además, son más resistentes al paso del tiempo, no transmiten nada a los alimentos, podemos calentar o congelar comida en ellos y los podemos meter en el lavaplatos sin que se estropeen. Los de plástico, por muy buenos que sean, al final acaban deteriorándose y si encima son malillos, pueden pasar cosas no demasiado buenas a los alimentos…

Así que, ya sabéis, comprad dos o tres tupper de cristal, y empezad a medir la cantidad de comida en platos. En las fotos de la receta que os dejo hoy, podéis ver como toda la comida del plato cabe en uno de los tupper que yo utilizo.

QUINOA CON AGUACATE Y HUEVO

Ingredientes para 4 personas:

– Quinoa. (Mezcla de blanca y negra) 300 g.

– Aguacate. 2 grandes

– Huevos. 4

– Cebolleta. 2

– Cebollino. 1 paquete

– Crême fraîche. 1 cucharada de café por persona.

– Limas. 2

lqmsc_cbda_16_04_01

Preparación:

  • Cocer la quinoa con sal. (No os olvidéis de lavarla muy bien, aunque el paquete diga que ya viene lavada)
  • Hervir los huevos 5 minutos y medio, exactamente. Si nos pasamos de este tiempo, la yema se nos cuajará. Si los dejamos menos, será difícil quitar la cáscara sin romperlos. Una vez pasado el tiempo, sumergirlos en un bol con agua con hielo para enfriarlos rápidamente y parar la cocción.
  • Pelar y cortar el aguacate en cubos. Mezclar con el zumo de una lima y sal.
  • Cortar la cebolleta en cubos pequeños.
  • Picar el cebollino muy fino.

 

lqmsc_cbda_16_04_23

lqmsc_cbda_16_04_30

lqmsc_cbda_16_04_31

  • Una vez cocido y cortado todo, emplatar: la quinoa mezclada con la cebolleta de base, el aguacate a un lado, y al otro el huevo. Poner una cucharada de crême fraîche por plato o tupper, “espolvorear” el cebollino por encima, y terminar con un poco de lima exprimida

lqmsc_cbda_16_04_35

¡Qué aproveche!

Fernando Zaragoza

Nutricionista además de farmacéutico y un gran apasionado de la cocina. Gracias a esta faceta multidisciplinar, se dedica a volver a enseñar a comer como lo hacíamos en casa de nuestras madres o abuelas. Comiendo de todo, pero en su justa medida y de manera equilibrada, intentando que sea con productos frescos y de temporada. “Porque comer bien es más fácil de lo que parece” es su lema. Como siempre y nadie dice, no sólo es comer, sino que también hay que dormir las horas suficientes, y llevar una vida activa físicamente.

9 Respuestas a “El tamaño del tupper sí importa”
  1. Sandra

    Me encanta! De momento (y por suerte) no tengo que ir paseando el tupper pero nunca está de más saberlo por lo que pueda pasar 🙂 y la receta me encanta así que eso seguro que lo hago!

    Un beso!

    Responder
  2. Irene

    Esta receta tiene una pinta estupenda! 🙂 Yo soy de las que llevan el tupper todo el día cargado en el bolso y minimizo al máximo la cantidad de comida para que no pese mucho… es un horror!
    Pero tomaré nota de las recomendaciones. Thanks!!

    Responder
  3. Irene

    Esta receta tiene una pinta estupenda! Yo soy de las que llevan el tupper todo el día cargado en el bolso y minimizo al máximo la cantidad de comida para que no pese mucho… es un horror..
    Pero tomaré nota de las recomendaciones. Thanks!!

    Responder
  4. eSteR

    Receta de las que apetecen, ahora, con el buen tiempo. Conocía el gráfico que propone Harvard, pero por aquellas cosas de las rutinas y de la pereza, no lo estaba aplicando. Ahora, al leerlo y verlo aquí, de nuevo, acompañado de esa explicación tan sencilla pero a la vez tan elocuente, tengo claro que sería muy interesante/ imprescindible seguir las cantidades recomendadas, básicamente por un tema de salud, más allá de la necesidad de mantener el peso, la línea, etc, etc… Veo que remarcas que se trata de la comida, no de la cena… Yo creo que muchos días el tema de las cenas nos pilla a contrapié. La primera vez que vi la infografía de Harvard no pensé en que fuera referida sólo a la comida del mediodía. ¿Cómo sería esa distribución si nos estuviéramos refiriendo a una cena? Gracias por tanta información saludable… y rica!!

    Responder
    • lqmsc

      Hola Ester, por comida me refiero a la de mediodía y a la de la noche. (comida y cena). La distribución, por lo tanto, es la misma para ambas: verduras, hidratos de carbono y proteínas. En el desayuno es más difícil de verlo, porque no solemos desayunar verdura. En este caso sería fruta, hidratos de carbono y proteína. Por ejemplo, un desayuno perfecto sería una o dos piezas de fruta, una tostada con aceite de oliva (10 ml), una loncha de pavo o jamón y un vaso de leche.

      Responder
      • eSteR

        Gracias Fernando. Leí rápido… y leí mal. Perfecto: tomo nota para ponerme al día con los menús diarios. Muchas gracias por tu respuesta y felicidades por esta sección tan interesante.

        Responder
  5. Arrate

    Qué buena receta!! me encanta! muy interesante el gráfico de Harvard, no lo conocía y la verdad es que me va a venir muy bien. Enhorabuena por tu sección!

    Responder
  6. ¿Cuántas proteínas tengo que comer? - Con botas de agua

    […] embargo, no es lo único importante. ¿Recordáis el plato de Harvard que os enseñé en un post anterior? Las proteínas sólo ocupan un 25% del plato, no más. Y si […]

    Responder
Deja una Respuesta

Al dejar un comentario en cbda, estás aceptando formar parte de su base de datos. Puedes consultar la política de privacidad Por favor, se amable y respetuoso. ¡Gracias!