Joven señora para los amigos

Processed with VSCOcam with b5 preset  

El viernes pasado Tacho y yo nos dedicamos una noche y nos fuimos al concierto de Carlos Sadness y a tomar una copita solos, él y yo, mano a mano…

Aparecimos en la Sala Ocho y Medio (But de la toda la vida para mi) con el tiempo justito, ilusos de nosotros que pensábamos que íbamos a llegar 10 minutos antes de que empezara el artista invitado e íbamos a entrar sin más. Llegamos a la puerta y la cola daba la vuelta a la manzana…

Según íbamos avanzando para encontrar el final, nos íbamos percatando que la media de edad eran unos veintitantos años, y ahí estábamos nosotros, subiendo la media, más cerca de los 40 que de los 20… pero sintiendo que no nos separaba mucho.

Mientras hacíamos cola, decidimos ir a pedir unos bocatas a un bar y así al menos aprovechar para cenar algo y no entrar con el estómago vacío… Bocata de tortilla francesa en mano y avanzando lentamente hacia la entrada del concierto, poco me importaba si el bocata me quitaba los famosos labios rojos o si perdía todo mi “glamour” comiéndome un bocata con su papel albal de pie en medio de la calle…

Leer más…

El dilema del tercero

52Shermanas-7

¿Llega el momento en el que no te planteas tener más?

Siempre quise tener muchos hijos, como mínimo 4. Será porque nosotros somos 4 hermanos, porque me gustan las familias grandes, el bulllicio de las reuniones todos juntos, el contar con unos y otros…

En el recreo del cole con mis amigas, jugábamos al comecoco de papel en el que decíamos con cuantos años nos íbamos a casar, cuántos hijos íbamos a tener, donde íbamos a ir de luna de miel, de que color iba a ser nuestro vestido de novia… Lo tipíco, ya sabéis, jaja. Y para mi los hijos siempre empezaban en 3, no concebía tener menos de esa cifra.

Y yo era aquella niña que se iba a casar con 22 años, vestido verde, iba a ir a Nueva York de luna de miel y a tener 5 hijos. Esa era yo…

Leer más…

CON TENDENCIA A IDEALIZAR

Idealizar

 

Idealizar: Elevar las cosas sobre la realidad sensible por medio de la inteligencia o la fantasía.

 

Este fin de semana en Santander, una persona me dijo que le encantaría tener una cocina tan grande, bonita y llena de luz como la mía. Que sería todo diferente…

Y ese comentario, fue el detonante que hizo que escribiera hoy este post, que ya llevaba tiempo queriendo tratar el tema.

Mi cocina es interior, no tiene luz natural. No es una caja de cerillas, pero no se caracteriza por ser precisamente grande y, bonita bonita…más bien del montón. Digamos que esa cenefa de limones que la recorre de un lado a otro, no es lo que más me apasiona del mundo, aunque para gustos los colores. Todo sea ponerlas de moda.

A donde quiero llegar, es que mi cocina obviamente, no es cómo esa persona la veía en su cabeza, ella la tenía idealizada, y nada más lejos de la realidad…

Nos pasamos la vida idelizándolo todo, y no es algo nuevo de la era de las redes sociales, es algo que hemos hecho probablemente toda nuestra vida. Idealizamos el fin de semana que está por llegar, idealizamos cómo será nuestra casa cuando nos independicemos, idealizamos el día de nuestra boda, idealizamos las vacaciones que tanto esperamos, idealizamos la llegada de nuestro primer hijo, luego la del segundo, idealizamos cómo será nuestra vida cuando se vayan de casa, idelizamos cómo será cuando se llene de nietos los domingos, idealizamos cómo será nuestra vida cuando nos jubilemos… Y así van pasando nuestros días, idelizando siempre el futuro, lo que no tenemos, como será lo siguiente y muchas veces cuando llega, no se acerca ni de lejos a todo lo que nos habíamos imaginado… Y entonces es cuando nos damos de golpe con la realidad. No es que nadie nos engañara, es que nos engañamos nosotros solos, idealizando momentos de nuestra vida, en lugar de esperar a vivirlos. Otras, por suerte, es mejor de lo que imaginábamos.

Y con las personas pasa lo mismo…

Leer más…

De empatía y seguridad en si mismos

frase seguridad en si mismo

 

Hace unos días Tacho y yo tuvimos la suerte de escaparnos al cine. No estábamos al día de lo que había en cartelera, asi que nos fuimos al cine cerca de casa y nos metimos a ver “The imitation game”, sin saber mucho de qué iba.

Al margen de si nos gustó o no la película, que dicho sea de paso, nos gustó mucho, hubo una frase que se repitió 3 veces a lo largo de toda la película y que se me quedó grabada.

“A veces, la persona que nadie imagina capaz de nada, hace cosas que nadie imagina.”

Y pensaba en lo grandioso de la frase y cuanta razón tenía. Las personas tendemos a poner etiquetas de manera injusta, sin preocuparnos cómo son realmente esas personas o de lo que son capaces.

Leer más…

Miedos de madre

Decoracion-habitacion-niñas-30

Me siento aquí, delante del ordenador con la idea de escribir un 52 shermanas muy especial. Pero empieza “Viajando con Chester” y decido dejarlo todo, y sentarme con Tacho en el sofá para escuchar una entrevista a María Belón, superviviente del Tsunami de hace ya diez años.

Y cuando vuelvo, no tengo fuerzas para escribir el post que tenía pensado, no me sale. Ese lo dejo para otro día.

Leer más…