CON TENDENCIA A IDEALIZAR

Idealizar

 

Idealizar: Elevar las cosas sobre la realidad sensible por medio de la inteligencia o la fantasía.

 

Este fin de semana en Santander, una persona me dijo que le encantaría tener una cocina tan grande, bonita y llena de luz como la mía. Que sería todo diferente…

Y ese comentario, fue el detonante que hizo que escribiera hoy este post, que ya llevaba tiempo queriendo tratar el tema.

Mi cocina es interior, no tiene luz natural. No es una caja de cerillas, pero no se caracteriza por ser precisamente grande y, bonita bonita…más bien del montón. Digamos que esa cenefa de limones que la recorre de un lado a otro, no es lo que más me apasiona del mundo, aunque para gustos los colores. Todo sea ponerlas de moda.

A donde quiero llegar, es que mi cocina obviamente, no es cómo esa persona la veía en su cabeza, ella la tenía idealizada, y nada más lejos de la realidad…

Nos pasamos la vida idelizándolo todo, y no es algo nuevo de la era de las redes sociales, es algo que hemos hecho probablemente toda nuestra vida. Idealizamos el fin de semana que está por llegar, idealizamos cómo será nuestra casa cuando nos independicemos, idealizamos el día de nuestra boda, idealizamos las vacaciones que tanto esperamos, idealizamos la llegada de nuestro primer hijo, luego la del segundo, idealizamos cómo será nuestra vida cuando se vayan de casa, idelizamos cómo será cuando se llene de nietos los domingos, idealizamos cómo será nuestra vida cuando nos jubilemos… Y así van pasando nuestros días, idelizando siempre el futuro, lo que no tenemos, como será lo siguiente y muchas veces cuando llega, no se acerca ni de lejos a todo lo que nos habíamos imaginado… Y entonces es cuando nos damos de golpe con la realidad. No es que nadie nos engañara, es que nos engañamos nosotros solos, idealizando momentos de nuestra vida, en lugar de esperar a vivirlos. Otras, por suerte, es mejor de lo que imaginábamos.

Y con las personas pasa lo mismo…

Leer más…