A mesa puesta / De sandwiches y paseos por el campo

Sandwich-pollo-picnic

¿A quién no le apetece dar un paseíto por el campo, ahora que está empezando a dejar de llover (en los sitios en los que tenemos 300 días de mal tiempo al año) y que de momento la temperatura hace que una caminata en busca de aire puro sea agradable (en los lugares en los que Julio y Agosto son de tirantes y abanico las 24 horas)?

Me gusta pasear por el campo. No conozco a nadie al que no le guste. No hablo de subir montañas, ni largas distancias, ni terrenos con grandes dificultades. Un agradable paseo, siendo conscientes de lo que vemos, pensando con calma en nuestras cosas, conversando, relajándonos. Hay gente que lo tiene más a mano (los que podemos considerarnos afortunados desde mi punto de vista; como dice mi padre, yo soy más de pueblo que las amapolas…), y gente que quizá tenga que coger el coche y desplazarse hasta llegar al campo. Pero en mi opinión siempre merece la pena, sobre todo si aprovechas para compartirlo con tu gente.

Sandwich-pollo-picnic_01

En la entrada de hoy os propongo un pequeño… llamémoslo picnic, del que disfrutar durante una caminata que hagamos por el campo. Una cosa muy sencilla, sin pretensiones. Lo suficiente para recuperar fuerzas para continuar con el camino.

Lo primero que debemos hacer es pensar en el hecho de que vamos a cargar con la comida y utensilios que vayamos a utilizar por lo que intentaremos llevar lo mínimo posible. En nuestro caso, aprovechando que éramos varias personas repartimos la carga entre tres para que nadie llevara mucho peso y el paseo fuera agradable para todos, aunque si tenemos a algún scout en el grupo y se ofrece voluntario… ☺

Sandwich-pollo-picnic_02

Esta “no-mesa” es un tanto peculiar porque no usamos vajilla, así que en esta ocasión aprovecharé para hablaros un poquito más sobre qué llevarnos para hacer un tentempié en el campo.

Leer más…