Mi vida es un diminutivo…

… y esto va a cambiar…

No sé porque extraña razón, pero cuando tienes un niño, todo se vuelve pequeñito, y no me refiero solo al tamaño de las cosas, sino también al tamaño de nuestras palabras: un beso pasa a ser un besito, el agua ya no es agua, se convierte en agüita, el vestido en vestidito, los pies en piececitos… y así con todo, la lista es infinita…

La culpa la tienen ellos…

Cuando ves esta carita, porque no es una cara es una carita, lo único que te viene a la mente es decir “¡Pero que cosita!” Y una vez que empiezas, no paras…

Yo no sé a vosotros, pero cuando nació Martina mi lenguaje se transformó, ¡incluso mi tono de voz se transformó!… Hay veces que cuando me escucho me suena todo tan cursi que no me soporto. Pero no lo puedo evitar, la miro y me sale solo…

El caso es que de tanto hablarle en diminutivo a Martina, ahora me cuesta entenderla a la pobre. Y cuando por las mañanas viene a nuestra habitación y me dice “itita” no sé muy bien si quiere que le ponga “musiquita“, le haga “cosquillitas” en el brazo, le busque su “cucharita” o le aptece echarme “cremita“. Todas ellas son posibles porque todo eso le encanta, entonces tengo que ir una por una para ver que es exactamente lo que quiere…

Asi que, a partir de hoy y por el bien de todos, sobre todo el suyo, he decidido reducir el nivel de dimunitivos en mi lenguaje, o al menos utilizarlos con moderación. Esto va a ser como ponerse a régimen pero con palabras.

Y esta noche para celebrarlo prepararé una CENA de las buenas, y no una cenita como venía siendo a habitual… 🙂

(Espero no ser la única ñoña por aqui…)

¡Hasta lueguito! ;D

34 Respuestas a “Mi vida es un diminutivo…”
  1. 613materika

    Es que cuando son así de chiquititos son taaan bonitos…….sí,sí, es cierto que incluso el pediatra aconseja hablarles con las palabras correctas,….pero yo sigo recordando con cariño que a la carne le llamaran chichi y al pimentón pipi-roig.

    Un beso
    ana

    Responder
  2. Marian

    Jajaja. Me ha hecho muchísima gracia, por que a Emma le pasa igual.
    Mi suegra ( que se queda con ella alguna tarde) me dice ayer: es que no la entiendo nada! Todo es ito o ita y no se que quiere!

    Así que voy a hacer como tu! Se acabaron los itos!
    Bsos!

    Responder
  3. Little Muna

    Tienes razón, cuando los niños son tan pequeños es inevitable ser un poco ñoña, a mi también me pasa y no tengo hijos, así que me reconozco otra ñoña.

    Un besito!

    Responder
  4. Olivia

    No te preocupes Bea eso nos pasa a todas, bueno eso creo 😉
    Xo xo

    Responder
  5. Conchi

    Jajajajaja, yo eso lo eliminé desde el momento uno, bueno no, desde que cumplió uno, porque este en vez de un chiquito es un chicote.

    Yo tengo problemas mayores porque él repite y repite palabras en un idioma que no entiendo. El google translator es mi mejor amigo, pero cuando acierto es todo un evento.

    A por esa cenorra!!

    Responder
  6. Una FLor en la Mano

    Jajaja… el otro día estaba pensando en eso, pero yo por el momento seguiré con los diminutivos y el lenguaje ñoño, como dirian algunos, ¡que le vamos a hacer! ¡me encantaaaaaa! ¿Cómo les vas a hablar de otra manera a los bebes-niños? si es que solo se merecen dulzura.

    Me ha encantado cuando dices eso de que te ha cambiado el tono de voz, a mi también me ocurre pero me he dado cuando de que solo me pasa con ella, a lo mejor estoy hablando con un adulto con voz normal y de repente me reclama Ana Elvira -17 mesecitos- y mi voz cambia absolutamente, jejeje…

    Un saludo

    Responder
  7. Laura

    A nosotros nos pasó exactamente lo mismo. Yo reñía a mi madre por hablar así porque decía que iba a hacer al niño “tonto”, mi marido se reía de mi madre y de mí porque al final yo también estaba igual…pero el día que él se sorprendió diciéndole que se quería agüita nos dimos cuenta de que había que parar “eso”…..y también nos estamos quitando….ahora cuando el niño nos quiere camelar, ya tiene 4 años…es él el que usa el -ito o el -ititito….y nos morimos de la risa….
    bss.

    Responder
  8. mlleMignonne...

    jajjajaaaa, la única????? qué va qué va!!!!
    mi hermano a veces me dice: tía, se va a volver tonta con tanto “ito”!! jajajaa, pero es verdad, no se puede evitar!
    yo a veces lo cambio a “aca-aco” y le suelto eso de “qué muslacos tiene mi peque!!”
    la mía todavía no habla pero gracias por advertirme de los peligros que entraña y de las múltiples posibilidades que tendrá el “ita” , gracias por tu reflexion y sí, lo mismo hoy yo también hago una cenaca!!
    =D

    Responder
  9. giozi

    Ufff ten cuidado porque luego es difícil quitarse la costumbre, jajaja los peruanos y no se si algún latino más hablamos mucho con diminutivos, es que somos así de cariñositos 😀

    Responder
  10. Lara

    Jajaja, es verdad, a mi siempre me apetece decirle dame la manita, quieres una galletita, pero luego me acuerdo que leí que decir las cosas con diminitivos les empobrece el lenguaje a ellos así que cuando me entra la tentación digo mentalmente noooo ¡¡galletita no!! galleta!!

    Responder
  11. Esperanza Labrador

    Muy bueno Bea.

    Responder
  12. tuky

    jajajaja…todas esas cosas que veias y jurabas no hacer antes de tener hijos te han ocurrido. Y entonces, tú que te creías atn especial:) eres una más!! diciendo las mismas tonterías poniendo las vocecitas y embobandote con cada tontería que hace tu niño…somos madres…asumamos que el amor es amorcito:)la galleta galletita. Mola…:)

    Responder
  13. Alba

    jajaja, en esta vida, todos los excesos son malos, pero es que son tan tiernos…., está bien que limitemos la cantidad de itos de nuestro lenguaje al dirigirnos a ellos, son esponjas y les estamos proporcionando las herramientas necesarias para poder desenvolverse en el mundo que les rodea…. pero sinceramente a mi me cuesta horrores, un saludo

    Responder
  14. inés

    Te doy tooooda la razón! Qué bueno! Si no te paras a pensarlo no caes…

    Un besito

    inÉs

    http://menudoszapatos.blogspot.com

    Responder
  15. LuciaM | photo·love·o·logy

    Jajaja… muy bueno este post. Yo tampoco iba a hablar en diminutivos, ni entraria NUNCA una barbie en casa, ni tendría toallas de playa de Disney, ni… tantas cosas!
    Al final han ido cayendo una a una mis promesas y convicciones y no ha pasado nada, eso si… con equilibrio, una cosa es que le regalen una muñeca de esas tan feas que se ponen de moda y otra que parezca que es lo unico que existe en esta vida. Asi que muy buen propósito el de corregir el vocabulario, pero habrán cosas que seguirán siendo “itas” 😉

    Un beso (que no besito)

    Responder
  16. Ahora también mamá

    Hoy me has hecho sonreír muchísimo y eso después de no dormir en toda la noche, no es fácil.
    A mi me ocurre exactamente lo mismo con Rubén así que ahora que charla por lo codos la mitad de las veces no lo entiendo al pobre. Y… no te ocurre lo mismo con “caca” y “cocos” (mocos)
    ¡¡Qué odisea!!

    Responder
  17. HAMPTON

    No, no eres la única, nos pasa a todas las mamás y lo peor es que perdura y perdura: mi cachorro tiene ya quince años y me saca una cabeza. Todavía me sorprendo con los diminutivos y la vocecita, a veces incluso sigo apretando los dientes cuando voy a despertarlo porque me entran ganas de morderlo.
    La mamitis es un virus del que no hoy cura, aunque como tú, nos proponemos suavizarlo.
    Feliz día.

    Responder
  18. MoandLo

    Yo igual que tu, todo es miel, todo se derrite, todo es bellisimo!! a disfrutar a los peques, es la etapa mas bonita que estoy viviendo, es un privilegio tener a un pequeñito junto a ti y gozarlo al maximo. Gracias Bea por compartir todos estos momentos, soy tu fan no digo numero uno porque veo que somos muchisisisisisisimas, te sigo todos los dias y disfruto mucho tu blog.

    Responder
  19. Cósima

    Ni se te ocurra pensar que eres ñoña. Al contrario: disfrútalo. Yo estoy a punto de entrar en la pre adolescencia con la mía y echo de menos poder utilizar los diminutivos.

    Responder
  20. la niña del moño

    Jajaja yo y mi hermana somos iguales con mi sobrino. Y le hacemos bailes de celebración, abrazos de familia (no hay cosa que le guste más) y le preguntamos muchas veces…qué eres moni? Y el dice “shi” o últimamente “nosé”. Es inevitable no comérselo sobre todo cuando en la bañera empieza a reclamar al “pinguino pequenino”XD Piensa que por muy ñoño que sea dura poquito, así que vale la pena disfrutárselo a tope! Un besote para ti y la pitufa!

    Responder
  21. COMPARTIMOS UN BRUNCH?

    Qué bueno!!! Como me ha gustado…yo por el momento la transformación al mundo de los diminutivos la he visto en mis amigas y es verdad que les cambia hasta el tono de voz… Pero se os ilumina la cara de una manera cuando habláis de vuestros hijos, que no hay crema que pueda competir con esa luminosidad que irradiais! Yo os mando besazos!!! (Por el momento estoy en el “bando de los superlativos”…)

    Responder
  22. Florencia

    Me pasó exactamente lo mismo. Cuando mi hija empezó a hablar me di cuenta que había que empezar a llamar a las cosas por su nombre. Del jardín trajo la costumbre de llamarme “mamina” que a mí me pareció raro en un comienzo pero luego me encantó así que lo tenemos permitido.

    Responder
  23. Mary Fernández

    Yo aún no tengo hijos, espero que pronto tenga una dulce espera de 9 meses. Pero soy joven y tengo que explotar mi cerebro de conocimientos. De igual forma, te entiendo perfectamente ya que soy una amante de los niños y mis 4 sobrinos pueden dar crédito de ello. Una de mis sobrinas tiene ya 18 años y; todavía le digo “Mi muñeca” o “Princesa”. Y, a los chicos que son los menores de esta jauría, todo es chiquiTITO !. ¿Cómo no hacerlo?, es que provoca comerlos ! jajajajajja Besos !

    Responder
  24. carolina (hadasycuscus)

    jejeje, siempre suele pasar, que sin querer (aunque nos lo propongamos) acabemos hablando asi!
    pero bueno, tambien es super gracioso ver como ellos repiten lo que decimos y hacemos!
    mi hijo dice…cogeme el culete! (jamas lo llama culo)
    y si que es cierto que tenemos que intentar decir las cosas por su nombre! (perro en lugar de guau y guau y como esto , mil ejemplos!)
    por cierto no se si te interesara , pero tenemos un sorteo de bastantes cositas en el blog! te animo a que participes!
    besotes
    carol

    Responder
  25. reinamerenguelatejidoslindos.blospot.com

    jajajajaj! si es verdad! yo tengo dos nenas chiquitas, y el tono te sale solo…jajaj! pero hay q aprovechar q son chiquititasy q les gusta q les hablen asi, pq cuando crezcan no van a soportar ese tono, ni los diminutivos!! a disfrutar de nuestras hijitas, bonitas y cachetoncitas…

    Responder
  26. gita

    martina’s still very little, but it’s true that she’s absorbing the way those around her speak. as mamas and papas we do our kids a favor when we don’t over use baby talk. but a little… it’s like a yummy sweet cookie to savor and have fun with.

    Responder
  27. Judit Bustos

    jajaj! Me encanta leerte! : ) Aunque no soy madre aún (con mi edad sería muy precoz!) sí tengo sobrinos des de hace unos años y te entiendo… Con el primero he pasado muchas, muchas, muchas horas y noches y sí, se vuelve todo “ita”. Suerte que ahora ya tiene casi 8 años y ya hablamos “de cosas serias” ; )
    un abrazo,

    Responder
  28. Paloma

    Jajaja……me parto de risa yo empiezo a ser la ” lela” o por lo menos eso es lo que la entiendo, el “lalo” tiene mas suerte!
    Un beso

    Responder
  29. Adriana

    A mi lo del cambio de voz, me lo dijo mi madre nada más nacer mi hija de 4; todavía estábamos en el hospital y recuerdo haber pensado “ya está mi madre con sus apreciaciones…”. Lo más alucinante vino hace unos meses, cuando, jugando a imitarnos entre nosotros (abiertamente recomiendo este juego para reír en familia…), Olivia dijo “a ver, ¿quién soy?” y con la voz más cursi y empalagosa del mundo, empezó a hablar con itos/itas…obvio es que la persona objeto de su burla, era su querida madre, sin diminutivos….

    Responder
  30. laura

    beatriz ¡menuda foto más impresionante de martina! me encanta… respecto a los diminutivos… la verdad es que siempre les he hablado en un tono normal y sin diminutivos y ¿sabes qué? creo que me ha faltado esa ternura… creo que es algo que te puedes permitir hacer en un momento dado de tu vida… ser todo lo ñoña que quieras/puedas… los niños tardan medio minuto en aprender que agüita es agua… ains, qué nostalgia me da!

    Responder
  31. emeeme

    Tienes razón.
    A mí tambien me pasa.
    Parece que nos volvemos tontos con los niños.
    Yo intento abandonar los diminutivos y lo voy consiguiendo, pero es que mis niños ya son mas mayores.
    Lo que me hace gracia es que ellos a mí me llaman mami y mamita y mamaita que nosotros nunca se lo decimos. Debe ser mimo ¿no?
    En cualquier caso, se ñoña, todo lo que puedas y más, que luego esto se termina.
    Es como cuando te dicen que no hay que cogerlos en brazos ni achucharlos porque se acostumbran ¿y?????
    Pues que se acostumbren, que acostumbrarse al mimo es bueno, y si nosotros lo hacemos es porque queremos y nos gusta.
    En la adolescencia no se dejarán achuchar y lo echaremos de menos.

    Responder
  32. LILANDCLOE

    Ja, ja, ja! Yo siempre le he hablado a “ma petite princese” como a un adulto… entiendo lo que dices… Un beso!

    Responder
  33. Ainhoa

    Buenísimo!! Creo que el de los diminutivos es un mal muy común!! Yo estoy intentando controlarme porque ahora que empieza el peque a hablar, con tanto diminutivo, le llama “tito” a todo… y es un lío!

    Responder
  34. Oscar y Carolina Parties

    Jajajja!! si oyes mis conversaciones con Jorge…!!! (9 meses) cuando balbucea le contesto con balbuceos también o a veces hablo con él como si me entendiese, le cuento lo que siento en ese momento.. (si me entendiese pensaría que estoy loca!) y ya no te digo nada del tono de voz… pero creo que todos estos cambios le salen automaticamente a cualquiera al hablar con un niño.
    Besos.

    Responder
Deja una Respuesta

Al dejar un comentario en cbda, estás aceptando formar parte de su base de datos. Puedes consultar la política de privacidad Por favor, se amable y respetuoso. ¡Gracias!