Cocinar con niños: taller de hamburguesas casero

Carne-Cutamilla-17

Cocinar con niños estimula su creatividad.

Aunque ya sabéis que de momento no soy una experta cocinera (todo se andará), si que tengo una inquietud por que Martina y Lola me ayuden siempre que sea posible en la cocina. Nunca digo un “no” a la pregunta “mamá ¿te puedo ayudar?”. Normalmente te ralentizan el trabajo y en muchos casos la lían, sobre todo si tienen que remover, pero su ilusión por ayudar y hacer cosas diferentes, está por encima de todo.

Hacer talleres caseros de cocina está al alcance de cualquiera de nosotros, y es algo que los niños disfrutan muchisimo. Eso si, tenemos que armarnos de paciencia e intentar darles un poco de libertad, sin intentar controlar todo lo que hacen. Ellos se sentirán importantes y muy satisfechos.

Y eso fue lo que hicimos hace unas semanas en Cutamilla.

(Aviso que este post es de clara tendencia carnívora. Para no herir sensibilidades si alguien no es muy amigo de la carne).

 

Cutamilla-1

Carne-Cutamilla-5

Taller-hamburguesas-1

Carne-Cutamilla-6

Nos juntamos un grupo de amigos con nuestros niños e hicimos un fin de semana de, casi podríamos decir, oda a la carne.

En Cutamilla, crían al aire libre sus propias reses, que se alimentan de los pastos de la finca, bellotas, brotes de roble y encina y los cereales que por allí se siembran, asi que, qué mejor sitio, para disfrutar de un finde gastronómico, con su carne como protagonista y en el que involucrar activamente a los más pequeños.

En torno a la mesa, reunimos a los niños para realizar un mini taller de cocina, en el que ellos mismos, se prepararían su comida: ¡hamburguesas!

Carne picada, bollitos de pan (que Lola devoraba antes de empezar) tomate, lechuga, sal, pimienta y queso. ¡Estábamos listos!

A cada uno le pusimos en su propio plato, un poco de carne picada que tenían que amasar con las manitas hasta dejar uniforme.

Tenían que echarle sal y partir el queso en trocitos para añadirlo a la carne, los que la quisieran con queso. Y con todo eso, seguir amasando, hasta formar un todo donde no se distinguieran los trocitos sueltos de carne picada.

Carne-Cutamilla-10

Carne-Cutamilla-11

Carne-Cutamilla-13

Carne-Cutamilla-15

Ellos disfrutaron pringándose las manos, y haciendo cada uno su propia hamburguesa. Luego nos la enseñaban orgullosos, “mirá mamá, está hamburguesa la he hecho yo solita!” y esas caras de satisfacción bien valían todo el follón.

Una vez hecha la masa de carne, formaban una pelotita y la aplastaban con la palma de la mano para hacer un hamburguesa en toda regla.

Según iban terminando, cada uno colocaba su hamburguesa en la tabla de madera y las llevábamos a la cocina para ir haciéndolas.

Taller-hamburguesas-2

Carne-Cutamilla-18

Carne-Cutamilla-19

Carne-Cutamilla-22

Una vez hechas las hamburguesas, cada uno montaba la suya según preferencias: con o sin lechuga, tomate, ketchup, mostaza, etc. Y ya sólo quedaba lo más apetecible de todo… ¡comérsela!

Carne-Cutamilla-8

Al estar en la propia finca, pudimos además acercarnos a ver a las vacas y aprender de donde venía la carne, a las gallinas y ver como ponian los huevos e ir al huerto y ver de donde venían esos tomates tan grandes que nos acabábamos de comer.

Cutamilla.-3

Carne-Cutamilla-28

Después, mientras ellos descansaban haciendo piña en el sofá, llegó el turno de los mayores, que dimos buena cuenta a otro tipo de carne: el solomillo. Preparado en medallones, pasado vuelta y vuelta por la sartén y aderezado con 3/4 sales buenisimas, a elegir al gusto del consumidor.

Taller-hamburguesas-3

Carne-Cutamilla-23

Carne-Cutamilla-25

Muchos me preguntásteis si en Cutamilla vendían la carne al consumidor final y lo cierto es que normalmente no lo hacen, pero una vez cada cierto tiempo, sacan lotes de una de sus mejores reses, que a quien le guste la buena carne y pueda darse el capricho, le recomiendo que se lance a probarla, porque es pura delicia. Podéis ver toda la información aquí.

Carne-Cutamilla-26

¿Teneís un papá carnívoro cerca? Valoradlo como posible regalo para su día…

Y que tal la mezcla de ambas cosas: un lote de carne, acompañado quizá de unas sales, y un taller de hamburguesas padre-hijo para canjear en casa cualquier fin de semana del año. No suena mal, ¿no?

Una manera de regalar también, un ratito juntos de calidad.

¿Os animáis con un taller de cocina casera?

Mañana volveremos con otro posible regalo.

¡Este año va de gastronomía! Hasta mañana!

23 Respuestas a “Cocinar con niños: taller de hamburguesas casero”
  1. Paula -Fotografia de un momento -

    Que entrada tan bonita Bea… no es que yo sea muy amante de la carne pero me encanta ver a los niños creando sus propios platos, ¡cuanto aprenden con estas cosas!… En casa nosotros implicamos a Carla los viernes en la elaboración de la pizza y disfruta un montón también.

    Las fotos con magia, como siempre.

    Responder
    • conbotasdeagua

      A mis hijas la pizza de momento no les hace muy feliz, pero todo se andará porque me encanta hacerlas caseras.
      Muchas gracias Paula!
      Bs,
      Bea

      Responder
  2. marga pérez saenz

    Yo, ya he picado !!!!
    Y sólo de pensarlo se me hace la boca agua….
    Muchas gracias, Bea

    Responder
  3. Lorena

    Hola Bea, primero enhorabuena por tu blog, estoy totalmente enganchada y espero cada entrada con mucha ilusión. He estado mirando la página de Cutamilla y no veo que haya talleres de cocina con niños, esto es algo que habéis hecho entre amigos o lo organizan de vez en cuando? me ha parecido un plan muy interesante.
    Muchas gracias, te sigo leyendo.
    Lorena.

    Responder
    • conbotasdeagua

      No tienen nada fijo, aunque de vez en cuando organizan alguna actividad, pero no es algo que ofrezcan normamente. Nosotros lo hicimos entre amigos porque estábamos disfrutando de un finde juntos allí.
      Bso!
      Bea

      Responder
  4. Carol

    Ohhhh me encantan los niños cocinando!!!!!!!!!! que plan mas bueno!!!!! y yo no soy nada carnivora pero esa carne tiene una pinta fabulosa!!!!!!!!!!!! Un besazo!

    Responder
  5. teresa rey

    Es una idea genial para los peques!!! yo en el cumple de la mediana que cumplia 10 decidimos hacer tarde completa un taller casero de manualidades que las niñas disfrutaron como locas y luego unas minipizzas que cada una se hizo como quiso, ninguna quería irse de casa la verdad lo pasaron en grande a veces lo más sencillo lo que tenemos más al alcance de la mano resulta lo que mas les gusta

    Responder
    • conbotasdeagua

      Yo creo que todo lo que tenga que ver con “pringarse” y siempre que les dejemos hacer, ellos felices.

      Bso Teresa!

      Responder
  6. kina

    Me los como a todos con esas caras de concentración! Yo sí que me animo. Vamos, es que mi Sofía es fanática de Master Chef y ya os hace algunas comidas ella solita… El próximo día hacemos este taller y que el enano también participe!
    Por cierto, yo soy carnívora 100 por 100 y esa carne tiene una pinta para morirse! 😉

    Responder
    • conbotasdeagua

      Para morirse de verdad Kina! jaja.
      Queremos a tu niña en la próxima edición de Master Chef Junior!

      Bso grande,
      Bea

      Responder
  7. Elena Mi casa en cualquier parte

    ¡Qué buena pinta las hamburguesas y los solomillos! Y qué bien debieron pasarlo los peques. La idea de hacer talleres o de implicarlos en la cocina me parece buenísima, porque creo que es el inicio en la educación para una alimentación sana, variada y equilibrada. Mi hija es muy reacia a probar cosas nuevas, por eso la animo a que cocine conmigo. Una vez cada quince días hacemos pizza casera. A ella le encanta amasar y poner el tomate, el queso, el calabacín… Otra cosa es cuando sale del horno. ¡Ni la prueba! Creo que es la única niña del mundo a la que no le gusta la pizza. Pero, en cambio, le encantan los noodles del shrimp lo mein que hacemos en casa (la receta hoy en el blog, sorry, Bea, ya he metido mi cuña). Voy a probar a hacer estas hamburguesas con ella. Gracias por la idea. Un beso

    Responder
    • conbotasdeagua

      Tus cuñas siempre son bienvenidas Elena, jaja.

      Un besote!
      Bea

      Responder
  8. Silvia

    Qué maravilla de hamburguesas… Se ve que se esforzaron mucho y lo mejor, el buen rato que tuvieron que pasar. Increíble, Bea, los productos, qué calidad y qué buena pinta.

    Responder
    • conbotasdeagua

      Si es cierto que se esforzaron mucho! Y lo pasaron en grande. Estamos deseando repetir todos!

      Responder
  9. Paloma

    El solomillo tiene una pinta estupenda! Y no esta nada mal de precio, en la proxima reunion familiar lo tendre en cuenta.

    Responder
  10. IDOPROYECT

    Taller de hamburguesas como regalo por el día del padre, tomamos nota!!
    Los niños lindísimos y las fotos preciosas!

    Responder
  11. Arantxa

    Me encanta la caras de los peques ¡como disfrutaron! Y no tienen mala pinta las hamburguesas, así que seguro que estaban buenísimas. Un plan genial 🙂

    Responder
    • conbotasdeagua

      Mala pinta para nada! Estaban de muerte! Ellos lo vivieron, sobre todo lo de aplastar la bola de carne ;D
      Bsos!
      Bea

      Responder
  12. eSteR

    Como siempre, Bea, me encanta el post!
    Una de las cosas que más me gusta de tu blog y de tus fotos es que gracias a todo este inmenso tesoro de imágenes preciosas tus hijas tendrán recuerdos, cuando crezcan, de momentos que, de otra manera, sería imposible rescatar del olvido; las fotos detienen el tiempo, quizá esa sea parte de su magia. Un abrazo grande!

    Responder
  13. Sara

    ¡Qué idea tan buena! Menudo fin de semana tan apetecible, me parece el mejor planazo para disfrutar entre amigos y encima incluir a los peques.
    A mi me encanta cocinar con los enanos (y eso que lo hacíamos en clase en inglés) y ellos comen muchísimo mejor si saben que lo han preparado ellos. 🙂

    Responder
  14. Natalia Calderón

    Hola Bea. Felicidades por tu blog. Aunque es la primera vez que escribo ya te sigo desde hace unos meses y me gusta mucho lo que escribes porque lo haces de manera natural y no posada como he sentido en algunos casos. Me animé a escribirte porque tu post me animó a intentarlo con las mías (tengo tres niñas) y salió muy bien. Les gustó mucho hacerlo sobretodo e incluso fue divertido porque por un momento creyeron que se lo iban a comer de frente sin cocinarlo. Te felicito nuevamente.

    Responder
Deja una Respuesta

Al dejar un comentario en cbda, estás aceptando formar parte de su base de datos. Puedes consultar la política de privacidad Por favor, se amable y respetuoso. ¡Gracias!